963

¿Un vasco declaró la independencia de Guatemala?

Introducción

En 1821 se firma el Acta de Independencia de la Capitanía General de Guatemala, ocasión que es celebrada por las cinco provincias (Provincia de Ciudad Real de Chiapas, Provincia de Guatemala, Provincia de San Salvador, Provincia de Comayagua y Provincia de Nicaragua y Costa Rica), como la independencia de España.
Al año siguiente la mayoría de ellas se unió al Primer Imperio Mexicano, y, tras la abdicación de Agustín de Iturbide, formaron en 1823 las Provincias Unidas del Centro de América y en 1824 la República Federal de Centroamérica. Poco después, comienzan las guerras civiles que provocan el nacimiento de cada uno de esos territorios como estados independientes.

Un poco de historia

GainzaGabino_2

Gabino Gaínza

A principios del siglo XIX Centro América formaba una capitanía general, gobernada por el vasco Gabino Gaínza.  Se dividía en las provincias de Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, El Salvador, Chiapas y Soconusco.

En 1821 México logra la independencia con Iturbide, y Gaínza simpatiza con ese hecho.  En septiembre de ese año Gaínza proclama la independencia de la capitanía y se convierte en Presidente de una Junta Provisional Consultiva con delegados que representaban a Chiapas, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

La independencia como tal dura muy poco, por darse en condiciones desfavorable tanto económicas, como políticas, ya que no todos estaban de acuerdo con ella, no sólo a nivel local sino también en las diferentes provincias.  Algunas deseaban conservar su autonomía, otras querían la anexión a México y algunas se mantuvieron fieles a la Corona Española.

¿Qué estatus tendría Guatemala respecto al recién creado Imperio de México?

Agustín-de-Iturbide1Iturbide, como emperador de México , invita a Guatemala a formar parte del imperio Mexicano, a la vez que despliega tropas que se acercan a la frontera de Guatemala.

Aprovechando la situación reinante y después de haber “invitado” a Centroamérica a unirse al Imperio, Gaínza y la Junta Provisional Consultiva declaran la unión del Reino de Guatemala al Imperio de México en un acta firmada el 5 de enero de 1822 en Ciudad de Guatemala.

Pero no todas las provincias estaban de acuerdo. En febrero de 1822, fuerzas comandadas por Vicente Filísola, invaden Guatemala y anexan al imperio mexicano a las Provincias de Centroamérica. Unión que dura hasta que el Imperio Mexicano cae, el 1 de febrero de 1823.

El 17 de diciembre de 1823, después de tres meses de deliberaciones, la Asamblea publica las bases de la Constitución con gobierno republicano, representativo y federal, que estaba formado por las cuatro Intendencias de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua y la Gobernación de Costa Rica.

República Federal de Centroamérica

La nueva nación tomó el título oficial de República Federal de Centroamérica. Se establecía un Gobierno federal con residencia en Guatemala y un Gobierno particular en cada uno de los cinco Estados. Se separaban los tres poderes. No había Hacienda propia del estado federal, con lo que los ingresos venían de cada provincia.

CentralAmerica1860Map

En tales condiciones era natural el desacuerdo permanente de los diferentes gobiernos y como consecuencia la guerra civil entre unas y otras provincias. Las provincias que no formaban parte de la federación y que dudaban si pertenecer o no fueron invadidas por México.

Tres guerras fueron el reflejo de la dificultad de los centroamericanos para buscar acuerdos. Sólo Costa Rica se mantuvo al margen de los conflictos.  En 1837 la situación era crítica. Una epidemia de cólera afectó a la población y provocó perturbaciones en las actividades productivas y una agudización de la crisis fiscal y en el comercio. Los efectos más importantes fueron la sublevación indígena y la anarquía.

Después de un sinfín de desencuentros, en 1842 se da un último intento para restablecer la Unión Federal. Los Estados de Nicaragua, Honduras y El Salvador enviaron de común acuerdo y con poderes suficientes sus delegados a la ciudad de Chinandega, donde establecieron teóricamente la nueva Federación. Pero los desacuerdos entre los tres Estados que formaban la Federación fueron aumentando y la autoridad central se encontró en situación crítica, ya que nadie obedecía sus órdenes.

Resumen cronológico:

1821 – Independencia de Centro América

1822 – Anexión a México

1823 – Gobierno de las Provincias Unidas

1834 – República Federal CentroAmericana

1842 – Una vez separados, se forman las Repúblicas

Situación Económica

A nivel económico, cuando se dio la independencia, Centroamérica estaba en bancarrota.

No se recaudaban impuestos.   La explotación minera había bajado considerablemente.   El paso de las tropas mexicanas había dejado a cero a todas las instituciones estatales.   El país venía arrastrando una deuda colonial con México que no se podía pagar.   A pesar de que se abrió el comercio exterior, Centroamérica tenía poco que exportar.   El comercio entre las provincias era casi inexistente y difícil de implementarlo por la falta de carreteras que las uniera entre sí.   Las distintas luchas entre las provincias empeoraron la situación económica.   La gente atesoraba las pocas monedas de oro y plata que todavía existían, previniendo inestabilidades futuras y siendo éste el único medio de ahorro seguro del que disponían.   Con el tiempo y la carestía, empezaron a aparecer gran cantidad de macacos coloniales que los indígenas habían atesorado. Dichas piezas fueron contramarcadas por las autoridades junto con moneda extranjera que también entró en circulación.   Asimismo, proliferaron macuquinas hechas en Honduras, las cuales el gobierno retiró de la circulación.

Con la situación económica en contra y al dejar de existir la mano dura colonial, que al parecer era lo único que unía a las cinco provincias de La Capitanía General, empieza a surgir un fuerte localismo en cada una de ellas y que no fue contrarrestado por ningún interés económico, político o social en común.   En un intento unionista se contrajo en 1828 la deuda “Inglesa”  con el objetivo de invertir en infraestructura y generar riqueza, pero se utilizó para pagar sueldos atrasados y deudas del estado.   Los gastos de la unión así como las deudas contraídas mientras esta duró, las absorbió básicamente Guatemala.

Emisión de moneda

Por todo ello, la Casa de Moneda de Guatemala había estado prácticamente paralizada desde 1821.

Las primeras monedas de la Federación fueron acuñadas en 1824; un Decreto, del 19 de abril de ese mismo año, autorizó únicamente a la Casa de Moneda de Guatemala la producción de piezas que circularían en la Federación. Muchas eran exportadas o salían del país al pagar mercancías que se importaban. Para las acuñaciones fueron usados los pesos, módulos, cordoncillo y títulos del período colonial diferenciándose únicamente en el diseño y el agregado de 10 dineros y 20 granos, en las monedas de plata y 21 quilates, en las de oro.   Guatemala continúo usando la “NG” como marca de ceca, salvo en los cuartillos que se usó únicamente la “G”.   Se realizaron también acuñaciones esporádicas y sólo en algunas denominaciones en las provincias de Honduras (“T” de Tegucigalpa) y Costa Rica (“CR”).   Guatemala acuñó monedas de 1/4, 1/2, 1 y 8 reales en plata y de 1/2, 1, 2, 4 y 8 escudos en oro, aunque únicamente las acuñaciones de cuartillos, 8 reales y 2 escudos, se realizaron de forma regular.

Se conocen dos ensayos o pruebas de 8 reales de 1824. Uno con el follaje de la ceiba más grande, en dos variedades, con canto estriado y con cordoncillo. Y el otro, con el sol en medio de los 5 volcanes, como se usaba en el diseño de 8 escudos.  En 1829, durante la ocupación de Francisco Morazán, se acuña la pieza provisional de 1 real del Estado de Guatemala . De 1838 a 1841, Guatemala resella por segunda vez monedas extranjeras y macacos locales.

963

8 Reales. Ag. 1836. NG-M. Km-4. Escasa. MBC+.

La moneda que presentamos en nuestra subasta 82 es una pieza de 8 reales de plata, acuñada en 1836, con el árbol de la ceiba pequeña, y en el anverso, con 5 montañas – volcanes que representan las 5 provincias de la República Federal de Centroamérica, y el sol con rayos por detrás. La marca de ceca es NG, y aparece su peso en plata con las letras 10 Ds ( 10 dineros) 20 Gs (20 granos). El uso de la ceiba proviene de la creencia de los Mayas de que era un árbol sagrado. La altura de este árbol les hizo creer que sus ramas soportaban a los cielos, mientras que sus profundas raíces eran los medios de comunicación entre el mundo de los vivos y el Inframundo. Además abre sus ramas mayores hacia los cuatros puntos cardinales y de esta manera se une a la cuádruple deidad que rige los vientos y las lluvias.

Las monedas de esa época se pueden ver en el siguiente cuadro

Bibliografía

Biblioteca virtual Miguel de Cervantes

Monedas de Guatemala

Museo Numismático de Guatemala

Catálogos de clasificación: World Coins, Krause

Monedas en prisión: 1794

Inglaterra. Prisión de Newgate. 1/2 Penny Token. Cu. 1794. Muy escasa. MBC+/MBC.

Inglaterra. Prisión de Newgate. 1/2 Penny Token. Cu. 1794. Muy escasa. MBC+/MBC.

Este medio penique británico (DH Middlesex 391) hace referencia a la prisión de Newgate de Londres como “la residencia de los señores Symonds, Winterbotham, Ridgway y Holt”.
Henry Symonds y James Ridgway eran libreros. Se les había condenado a cuatro años de prisión y a una multa de £ 200 por la venta de “El Jockey Club” de Pigott y “Derechos del Hombre” y otras obras de Thomas Paine.
William Winterbotham fue castigado por dos sermones sediciosos.
Daniel Holt había impreso los libros de Paine. También fue condenado a cuatro años y una multa de £ 100. Murió en prisión a los 33 años.

El poder estaba aterrorizado por la propagación de las ideas de la revolución francesa. Usó las leyes sobre la difamación y la sedición para encerrar a los que consideraba instrumentos de la difusión de las ideas revolucionarias heredadaas de la revolución francesa: impresoras, libreros, ministros religiosos.
Sorprendentemente, también hubo absoluciones, lo que es aún más notable, ya que los jueces no eran ni independientes ni imparciales. Es muy posible que las absoluciones hicieron más contra las ideas de la revolución francesa que la represión oficial, ya que los rebeldes eran vistos como víctimas de la injusticia.

El edificio de la prisión que aparece en la pieza es construido en 1780. El ala izquierda estaba reservada para los deudores, el ala derecha era para los delincuentes con violencia y las dependencias para la administración estaban en el medio. Las condiciones de la prisión eran terribles.
En 1750, se instaló en el techo un molino de viento para operar el primer sistema de ventilación del edificio. Esto redujo la tasa de muerte de 8 internos / semana a 2 / mes.
La prisión tenía cinco celdas de la muerte. Había ajusticiamientos todas las semanas en el patio. Los ejecutados eran enterradas bajo el suelo de la prisión, donde ayudaron a envenenar el aire mucho tiempo después de su muerte.

Prisión de Newgate 

Elena Glínskaya, artífice del rublo.

Introducción

La aparición del dinero en Rusia está vinculada a la actividad comercial con Roma, Oriente Próximo y Europa. En las transacciones de la época se utilizaban monedas extranjeras tales como denarios, dracmas, dirhams y durante los tiempos de la Horda de Oro (estado mongol que abarcó parte de lo que hoy es Rusia, Ucrania y Kazajistán tras la desintegración del Imperio Mongol en la década de 1240) monedas de los conquistadores tártaros.

79-0065

Abderramán II. Dirhem. Ag. Al Ándalus. AH-231. Viv-198

Realmente no existía un verdadero sistema monetario, sino que la plata que circulaba era básicamente, moneda extranjera. De hecho como intercambio se utilizaban pieles de animales y  ganado, algo que daba una idea de la riqueza de alguien.

Fuentes escritas hablan de unidades de pago como kuna (piel de un tipo de marta (kunitsa)), belka o veksha (ardilla), veveritsa (armiño) y nogata (la piel entera, con patas, del árabe nagd, algo así como la fración mayor), y también piezas de piel (resana), pieles de cabezas (mordka) y pieles de patas (lapka).

Aunque la palabra serebro (plata) se iba haciendo más frecuente para hablar de dinero, las viejas palabras heredadas del uso de pieles como moneda de cambio (kuna, nogata) se seguían usando aunque la moneda de cambio ya no eran pieles exclusivamente, sino plata. En la Rusia de entonces convivían monedas de plata bizantinas, dirhams del califato árabe, y pieles, sin que por el momento se hubiese establecido un sistema monetario organizado.

El cambio de la piel a la plata

Las unidades de medida más antiguas en Rusia se denominaban grivna. Era entonces una unidad de peso y de moneda al mismo tiempo. Su valor correspondia a 96 dinares de oro, o 144 dinares de plata.

La palabra deriva de la forma eslava griva, que significa “crines, cabellos”. Se piensa que este término hacía referencia a algo de valor, normalmente fabricado en oro o plata, que se colocaba alrededor del cuello. De hecho, en idiomas como el búlgaro o el serbio, grivna significa “brazalete” o “pulsera”. Coloquialmente entre los eslavos a la moneda de 10 kopeks se le llama grivennik.

Al decaer el gran ducado de Kiev, también decayó la demanda de consumo. No había pues, demanda de moneda de cambio. Alguna pieza que se ha encontrado corresponde a acuñaciones escasas del siglo XI, en la época de Monomakh.

Muchas de las piezas que se estaban fabricando eran monedas con espesores muy finos, y cada vez con menos valor. Por ello se fueron sustituyendo por barras de unos 200g de plata, que se iban troceando en fracciones. Se llama a esta época el período sin moneda, desde el siglo XII a la segunda mitad del siglo XIV.

BARRAS_PLATA

Durante los siglos XIII y XIV las pieles vuelven a ser moneda de cambio para las diversas transacciones en el mundo ruso. De hecho algunos impuestos estaban fijados en pieles de ardilla, y según algunos historiadores, también se usaron en esa época perlas, conchas…

Las primeras monedas, que podemos llamar rusas, aparecen como consecuencia del afán patriótico de algunos grandes duques, y el motivo de su aparición se debe a causas fiscales, es decir, impuestos. Hablamos principalmente de Moscú, Ryazan, y Suzdal Nizhni Nóvgorod al final del siglo XIV.

Aunque la palabra que define las más antiguas monedas que podemos llamar rusas es denga, y su origen etimológico es mongol (tengah), así como el peso de plata viene influenciado por las monedas de las potencias fronterizas con la Rus, podemos decir que las más antiguas monedas rusas no provienen del sistema monetario tártaro.

Sin embargo el denga fue la unidad de moneda en la mayoría de los ducados, y su peso era referencia para otras fracciones, como el poludenga (la mitad) o el chetverets en algunos lugares, que era la cuarta parte del denga.

En definitiva, en cada lugar un peso diferente de plata tenía el mismo nombre, diferente valor… O al revés, en algunas poblaciones con el mismo peso el nombre era diferente.

rusoAntiguo

1-5 – Vladimir Svyatoslavich, príncipe de Nóvgorod y Gran príncipe de Kiev, reina hasta 1015
6 – Yaroslav el Sabio, gran príncipe de Nóvgorod y Kiev, hijo del anterior
7-9 – Sucesor de Vladimir, y antecesor de Yaroslav, Sviatopolk I de Kiev,
10 – Imitaciones escandinavas de monedas rusas

 Se seguían usando las barras de plata, de unos 200gr, que a veces se cortaban en dos trozos de unos 94 o 100 gramos, de los que se hacían sisas, con lo que el nombre de rublo (cortar) se extendió, no así el valor reconocido por todos. Es decir, existe el rublo, pero no representa el mismo valor para todos.

Reforma del sistema monetario. 1534.

La reforma monetaria introducida en 1534 por Yelena Glinskaya, madre de Iván IV (el Terrible), normaliza el antiguo sistema monetario ruso. Establece una relación fija entre las monedas de Moscovy, Novgorod, y Pskov, sobre la base de un sistema decimal.

Se parte de una unidad, que consta de 100 piezas. El grivenka de plata pesaba unos 204 g. Correspondía con el Grivna-rublo del siglo XIV. Se le da el valor no de 2,6 rublos, sino 3. Es decir, con el mismo peso de plata, tiene un valor mayor. Eso supone un beneficio para el estado. Y se necesitaba dinero, para el creciente comercio con Europa, y para la extracción de metales preciosos en la propia Rusia, que no se utilizaban en su totalidad para acuñar moneda, sino para elaborar joyas, y objetos religiosos.

En el momento de la reforma monetaria, existía el Denga fuerte, llamado Novgorodka, cuya denominación posterior kopeyka (de kopjó,  lanza) deriva de que el motivo de la pieza es un jinete con una lanza, y fue adoptado como moneda en 1478 después de la conquista de Nóvgorod por Iván III. Aunque había un gran número de denominaciones para las fracciones de esta moneda, en ese momento las que estaban en circulación eran  kopeyka, denga, polushka (1 rublo = 100 Kopeyki = 200 dengi = 400 polushki ). Durante la reforma la circulación de monedas antiguas de plata se prohibió. Hasta el siglo XVII la única fracción utilizada era el Kopeiky.

Debido a la escasez de materia prima el imperio moscovita tuvo que importar plata durante los siglos XVI y XVII. El comercio se hacia con la Europa del Oeste, pero no se importaban barras de plata, sino que se adquirían monedas grandes de plata, sobre todo, talers alemanes, que se reacuñaban en kopecks. Después de 1534, las cecas eran las de Moscú, Novgorod, y Pskov.

Elena Glinskaya. Una mujer que dejó huella.

389px-Glinskaya_reconstruction_02

Los datos históricos sobre aquella extraordinaria mujer son bastante escasos, y los epítetos que le han otorgado los cronistas e historiadores tan contradictorios, que la reconstrucción de su retrato psicológico resulta sumamente difícil. Sus enemigos, entre los cuales figura el príncipe Andrés Kurbski, brillante político y propagandista ruso, en uno de sus panfletos dirigidos contra el despotismo y crueldad de Iván el Terrible, caracterizó a la difunta madre del soberano como una mujer “promiscua, lasciva, entrometida e inmoral que tuvo la desgracia de traer al mundo a un engendro aún peor que ella misma y la dicha de no poder ver con sus propios ojos todas las atrocidades cometidas por su perverso retoño”.
Para otros, por el contrario, era “una dama de espíritu noble y desinteresado, preocupada únicamente por el bienestar de su país y de su hijo”.

La familia Glinski procedía de uno de los soberanos de la Horda de Oro. Después se refugiaron en Lituania, y cuando litigaron con Polonia pidieron asilo a Vasili III, que los acogió cerca de Moscú. Lograron cierta influencia en la corte de Vasili III, lo que no era muy bien visto por los nobles boyardos.

Elena no estaba recluida en el gineceo (térem) en el que era costumbre tener a las mujeres rusas de clase alta, sino que leía, intervenía en conversaciones con otras personas, y disfrutba de una libertad propia de la region de la que provenía. Además del ruso y lituano, sus lenguas maternas, dominaba a la perfección el polaco y el alemán, leía y escribía en latín, mostraba un gran interés por la historia —sobre todo por las biografías de Cleopatra, Teodora y otras grandes soberanas del pasado— y era una excelente ajedrecista.

El gran príncipe Vasili III era taciturno y siempre estaba alerta, puesto que en su propia familia sentía la amenaza de lograr poder. Era conocido por los súbditos como “tirano silencioso”. Tenía dos hermanos, los príncipes Andrés y Yuri. El hecho de que en su marimonio no hubiera hijos lo tenía intranquilo, porque sus hermanos y otros parientes comploteaban para quedarse con el poder a su muerte.

En 1525 Vasili repudió a su mujer Salomonia, la ingresó en un convento a la fuerza, se enfrentó con la iglesia ortodoxa, con la familia noble de su primera esposa, y al año siguiente, contrajo matrimonio con Elena Glinskaya.

Puede ser que al verla se enamorara de ella, pero con su nuevo matrimonio, el gran príncipe de Moscú pensaba neutralizar a sus hermanos, tener un heredero e incluso, debido a la sangre polaco-lituana de los Glinski, un posible pretendiente al trono de Polonia y Lituania. Cambió los usos y costumbres y aceptó la compañía e incluso la opinión de su nueva esposa, ante el escándalo social. En 1530 tuvieron un hijo, el ansiado heredero, que acababa con las esperanzas de los príncipes Andres y Yuri.

No se sabe la causa, pero en 1533, Vasili III falleció a causa de una septicemia… Nombró en su lecho de muerte heredero a su hijo Iván IV. Pero no estableció regencia.

Sus hermanos intentaron quedarse cel poder, pero Elena lo impidió con firmeza, y reinó como regente de su hijo, hasta su muerte, 5 años más tarde.

Durante su mandato emprendió obras de ingeniería civil, como el amurallamiento de Moscú (Kitai-Gorod). El servicio postal fue desarrollado y perfeccionado. Asímismo, se organizó el fisco para mejorar la recaudación, aboliendo privilegios tradicionales, e imponiendo tasas proporcionales puesto que “el bien del estado estaba por encima de todo”. Su logro más interesante, no obstante, consistió en organizar un sistema monetario, con valores faciales reconocidos por todo el mundo, con acuñación controlada, y procediendo a la retirada de toda la tipología numismática que había, y que favorecía la falsificación. Se acuñó el KOPEK. Una pequeña moneda de plata, con un San Jorge a caballo portando una lanza (kopeyi), que era la que dió nombre a la pieza. 100 kopeks equivalían a un RUBLO.

Parecía que las cosas iban razonablemente bien. Además parece ser que Elena mantuvo una relación con un oficial de caballería (Iván Ovchina-Obolenski) que habían apoyado a Vasili III cuando este se casó con ella. Fue una figura paterna para el entonces pequeño Iván. Pero esta relación no estaba bien vista, y tenía muchos enemigos, que incluso sugirieron que Iván no era hijo de Vasili.

El día 3 de abril de 1538 falleció repentinamete Elena Vasilievna Glinskaya. Fue una conmoción. Su hijo de 8 años presidió la comitiva fúnebre, y durante unos pocos meses fue cuidado por Iván Ovchina-Obolenski. Pero éste fue encarcelado por los antiguos enemigos de Vasili, y de Elena, y murió de hambre y frío en la cárcel. Asímismo, Iván fue relegado, y mal cuidado, esperando que su salud hiciera el resto. Pero Iván sobrevivió a una infancia terrible y en Iván IV el Terrible se convirtió.

Tras análisis realizados a los huesos y el cabello (era pelirroja) del cadáver de Elena, se sabe que murió envenenada con mercurio. Parece ser que su esposo Vaslili III pudo también haber sido envenenado.

Monedas posteriores a la reforma y actuales.

Otros Rublos posteriores a la regente de Iván IV

80-1427

1 Poltina (1/2 Rublo). Ag. 1724. Km-160. Escasa

 

1518

1 Rublo. Ag. 1878. HO. Y-25.

En 2009 el Banco de Rusia saca una serie conmemorativa de piezas. Entre ellas destaca la moneda de 1000 rublos, con un diámetro de 50 mm. y un peso de 156 gr de oro, cuyo reverso representa una escena de la negociación para la implantación, y varias imágenes de monedas que había hasta el momento en que Elena Glínskaya estableció la reforma monetaria.04

Pieza conmemorativa de 2009, de 25.000 rublos, con un diámetro de 120 mm, y un peso de uno 3 kg de oro, que entre otras referencias, alude al intercambio de pieles que servían de moneda en los primeros tiempos

 05

Bibliografía:

Biografía de Elena, la madre de Iván el Terrible
The Russian Monetary System from the Kievan Empire to 1897
Banco de Rusia
Wikipedia
Numismática Lavín, varios catálogos de subasta

 

 

¿De dónde son los escudos en las monedas rusas?

15251 Rublo. Ag. 1913. Y-70. 300 Aniv. de la Dinastía Romanov. EBC+.152515181 Rublo. Ag. 1878. HO. Y-25. Pátina de monetario. MBC+.1518-escudos

15005 Kopeks. Ag. 1844. KG. C-163. Gran parte del brillo original. S/C-.

1500

kazanKazán: En campo de plata, un dragón de sable, coronado y armado de oro, alado, lampasado y dragonado de gules.
poloniaPolonia: En campo de gules, un águila de plata, con una corona real, armada y membrada de oro .
crimeaQuersoneso Táurido: En campo de oro, un águila bizantina exployada de sable, con dos coronas reales, armada de oro, linguada de gules, y cargada con un escusón: de azur, una cruz ortodoxa, y bordura, todo de oro (hoy Crimea).
3ducadosUnión de los antiguos Grandes Ducados principales:

1.     1º En campo de azur, una imagen del Arcángel San Miguel armado y alado de plata, nimbado de oro, sosteniendo en la mano diestra una espada encendida, y en la mano siniestra un escudo de plata (que es del Gran Ducado de Kiev).

2.     2º En campo de gules, un leopardo leonado de oro, coronado de plata, sosteniendo en su garra diestra una larga cruz de plata (que es del Gran Ducado de Vladimir).

3.    3º En campo de plata, dos osos parados y afrontados de sable, soportando un trono de oro, con un cojín de gules sobre el cual descansan un cetro y una larga cruz puestos en aspa, ambos de oro. Saliendo detrás del trono, un triple candelabro de oro, con tres bujías encendidas. En campaña de azur, dos peces en faja, nadante y contranadante, de plata (que es del Gran Ducado de Novgorod).

astracanAstracán: En campo de azur, una corona real de ocho diademas (cinco vistas) de oro, forrada de sinople, sobre un alfanje puesto en faja de plata, guarnecido de oro.
SiberiaSiberia: En campo de armiños, dos cebellinas rampantes de sable, afrontadas, sosteniendo una corona antigua de oro y un arco puesto en faja, con dos flechas puestas en aspa apuntando hacia abajo, todo de gules.
MOSCUMoscú: en campo de gules, una imagen de San Jorge Mártir el Victorioso, en armadura completa de plata, vistiendo una capa al viento de azur, montando un caballo corriendo de plata, éste último gualdrapado de gules, fileteado de oro, embridado y con crines de lo mismo, y pisando sobre un dragón serpeante de oro, en punta, alado de sinople, cuya cabeza el jinete atraviesa con una lanza, el mango de la cual termina en una cruz ortodoxa de oro.
FinlandiaFinlandia: En campo de gules, un león rampante de oro, con una corona ducal de lo mismo, empuñando en la garra delantera diestra armada una espada puesta en barra, de plata, guarnecida de oro, y descansando la garra delantera siniestra sobre un alfanje de plata, guarnecido como aquélla, sobre cuya hoja pisa el león con su pata trasera diestra. Va acompañado de ocho rosas de plata, botonadas de lo mismo (que es del Gran Ducado de Finlandia).
georgiaGeorgia: En campo de oro, una imagen de San Jorge Mártir el Victorioso, en armadura de azur, con una cruz sobre el pecho, llevando un manto al viento de gules, y montando un caballo corriendo de sable, gualdrapado de gules y fileteado de oro, pisando sobre un dragón serpeante de sinople, alado de sable, encendido y lampasado de gules, cuya cabeza el jinete atraviesa con una lanza de gules (que es del Reino de Georgia).

Sitio oficial del Museo de la Diáspora Rusa “Casa Blanca”, Montevideo, Uruguay
Imágenes de monedas propias

Festivales de Tiro en Suiza. Monedas conmemorativas. De 1842 a 1939.

Cantones de Suiza

El estado suizo está dividido en cantones.
En el siglo XIX y a principios del XX estos cantones organizaban Festivales de Tiro, que en su origen se utilizaban para financiar con los fondos recaudados, a las viudas y huérfanos de los soldados que habían caído en defensa del país.
Aunque su propósito ha cambiado, los campeonatos, o “Festivales de Tiro” han continuado celebrándose hasta nuestros días. Ahora son supervisados por las autoridades federales.
Los suizos son firmes defensores del derecho a portar armas. Ellos no tienen ejército, y dependen de la ciudadanía para su defensa.
Los festivales de tiro son muy populares, tanto es así que el fin de semana de Feldschiessen se reunen más de 200.000 armas.
Es curioso que pese a que en cada hogar hay una o dos armas de fuego, Suiza es uno de los países donde menos personas fallecen a consecuencia de un tiro…
Con cada festival de tiro se emite una medalla conmemorativa.

Para el coleccionista

Hay dos períodos diferentes. El primero va de 1842 a 1939. Las piezas de esta época son conocidas como Shooting Thalers, y son equivalentes, en tamaño y ley a su valor facial. Han circulado como monedas. Su medida más frecuente es 37 mm, aunque hay alguna con 40mm. y alguna con 35.

Listado de piezas y años del primer período:

Año Cantón Valor facial Metal Diámetro Diseño Tirada
1842 Chur 4 Francos Ag 40 Karl Friedrich Voigt, Munich 6000
1847 Glarus 40 Batzen Ag 40 S. Burger,
Karl Friedrich Voigt, Munich
3200
1851 Génova 10 Francos Ag 48 Antoine Bovy, Geneva 1000
1855 Solothurn 5 francos Ag 37 Antoine Bovy, Geneva 3000
1857 Berne 5 francos Ag 37 Ferdinand Korn 5195
1859 Zurich 5 francos Ag 37 Ferdinand Korn 6000
1861 Stans Sin valor facial Ag 37 Antoine Bovy, Geneva 6000
1863 La-Chaux-de-Fonds 5 francos Ag 37 Jacob Siber, Antoine Bovy, Geneva 6000
1865 Schaffhausen 5 francos Ag 37 Antoine Bovy, Geneva 10000
1867 Schwyz 5 francos Ag 37 Antoine Bovy, Geneva 8000
1869 Zug 5 francos Ag 37 Antoine Bovy, Geneva 6000
1872 Zurich 5 francos Ag 37 Fritz Ulisse Landry, Neuchâtel 10000
1874 St. Gallen Sin valor facial Ag 37 Antoine Bovy, Geneva 15000
1876 Lausanne 5 francos Ag 37 Edouard Durussel 20000
1879 Basel 5 francos Ag 37 Edouard Durussel 30000
1881 Fribourg 5 francos Ag 37 Edouard Durussel 30000
1883 Lugano 5 francos Ag 37 Edouard Durussel 30000
1885 Berne 5 francos Ag 37 Edouard Durussel 25000
1934 Fribourg brillo 5 francos Ag 37 40000
1934 Fribourg mate 5 francos Ag 37 ¿?
1934 Fribourg 100 francos Au 31 (23,31 g) 2000
1939 Lucerne 100 francos Au 31 (15,75 g) 6000

El segundo período va de 1984 hasta nuestros días. Se acuñan para su uso exclusivo en los festivales.

Monedas de Numismática Lavín:

Enlaces interesantes:

Catálogo de monedas y billetes suizos

PGCS

Balnearios de Álava. Barambio.

 

 La ficha del balneario de Barambio

0308

LEYENDA: Manantial Rubaudonadeu * Vías respiratorias – Agua Azoada Bicarbonatada – Barambio – Álava * España

Alava ha contado con varias instalaciones, desde balnearios importantes hasta casas de baño más modestas, que aprovechaban las propiedades curativas de algunas fuentes declaradas de utilidad pública.

La época de construcción más frecuente de estas instalaciones, que tenían una finalidad a medio camino entre lo sanitario y lo social, fue la segunda mitad del siglo XIX. Se trató de una verdadera moda potenciada por el efecto del auge de una burguesía que quería asimilar los modos y formas de la nobleza y la alta burguesía europea, por un lado, y por otro, la implantación cada vez mayor de medidas higiénicas como curación y prevención en el ámbito sanitario.

Los vestigios que nos quedan de lo que en su día fueron verdaderos lugares de encuentro de la sociedad nos asombran, en muchos casos por la importancia de sus construcciones, el estilo arquitectónico utilizado – en la mayor parte de los casos el modernista, que era el que se estilaba en toda Europa por entonces – y la riqueza y modernidad – en aquél entonces – de sus instalaciones.

La mayor parte han desaparecido, algunos tras una corta existencia. Tal es el caso de los baños de Luyando, Amurrio o Barambio, a los que consagra sendos artículos, muy bien documentados, Gustavo Abascal en la revista Aztarna… Otros, más importantes, han sobrevivido como edificios pero hace tiempo ya que perdieron la utilidad para la que fueron concebidos. Este es el caso de de los Balnearios de Zuazo de Cuartango, de Nanclares de la Oca y del de Sobrón.

La función social de los balnearios debía ser al menos tan importante como la medicinal, ya que si se enviaba a un paciente realmente en mal estado es dudoso que sobreviviera ni siquiera al viaje, pues, tal como reza otra de las tarjetas de propaganda, el viaje desde Madrid se podía hacer en tan solo ¡ocho horas! Y en tres desde Bilbao.

El manantial de aguas sulfurosas que usaban tradicionalmente los vecinos de Baranbio y pueblos de los alrededores y de cuyas aguas aún se puede beber, está en el mismo centro de Baranbio; entre la carretera y el río Altubre. La fuente de la que manan las aguas es conocida como Uratz (agua con mal olor). La existencia de este manantial en Baranbio es conocida desde comienzos del S. XIX.

El análisis químico de sus aguas se llevó a cabo en 1868, y fue declarado de utilidad pública en 1869. Se trataba de un brote de aguas sulfurosas, claras, y con un suave olor a sulfuroso, y sin sabor apreciable.

Rondando el año 1880 hubo un pleito con el Concejo, y se desvió el agua de su brote primitivo, procediendose a la mezcla con el agua potable, por lo que hoy no se puede determinar la riqueza del manantial.

Historia del Balneario

En 1845 el entonces alcalde de Baranbio, Emterio de Urrutia, pide a la Diputación de Álava autorizacion para desviar el agua del manantial antes descrito, y la concesión de terreno para edificar un lugr adecuado para establecer una casa de baños. La mayor parte de los vecinos no sabían que el alcalde había tramitado la solicitud, y en 1846 aún no se había resuelto el conflicto, pero ya se tomaban baños de agua sulfurosa en el pueblo.

En 1869 se declaró el manantial de utilidad pública. El propietario del terreno donde nacían las aguas entro en litigios con el pueblo de Baranbio, por la caducidad del contrato de arrendamiento de la fuente común.

Al parecer este señor arrendaba el uso de las aguas (que eran del pueblo) y las utilizaba para dar baños con ellas en su domicilio. Por ello en las guías de época aparece como “casa de baños” hasta que en 1877 se cerró por descuido de su propietario.

En 1879  se procedió a la clausura del manantial, hasta que no se hiciesen las construcciones debidas, para la explotación de las aguas sulfurosas. Sin embargo, los vecinos siguieron aprovechando las aguas.

Pero unos se lucraban y otros no, con lo que los conflictos no cesaban aunque en teoría el manantial estaba clausurado.

En 1898 el propietario, que era José Rubaúndonadéu – Corcellés, pidió permiso para explotarlo sólo como bebida. Pero denegaron la solicitud porque se consideraba que había caudal suficiente para albergar un balneario, y no se permitiría explotar el agua como bebida, si no se había construido antes el edificio. No obstante, el señor Rubaúndonadéu – Corcellés se saltó las normas, y comercializó el agua con el nombre de “La Apestada”. Por supuesto, fue denunciado, por no tener construido edificio alguno que garantizase control higiénico y médico de las aguas.

Hacia 1905  la fuente se secó. Y en 1907 una vecina pidió permiso a la Diputación de Álava para hacer un registro de su propiedad a 11 metros de la carretera y 20 metros de la fuente. Parece que esperaba hacer aflorar el agua en su terreno, pero no se tienen más noticias…

En realidad, en Baranbio no llegó a haber un balneario como tal, sino la casa del sr. Telesforo Inchaurbe habilitada para baños, cerrada, y el afan de otros vecinos por aprovecharse del agua, sin un proyecto común.

Se dice que hasta la Guerra Civil siguieron funcionando baños de forma irregular, cuando por causa de una bomba, el edificio donde se aplicaban las aguas fue destruido.

Queda actualmente una fuente en cuya inscripción se puede leer: “Agua sulfo Azoada del manantial RUBAUDONADEU nº 1005 en Barambio cerca de Bilbao. España”

Edificio de Telesforo Inchaurbe

El edificio, que era la casa de Telesforo Inchaurbe, tenia tres plantas. En la planta baja se encontraban 5 gabinetes con pilas de zinc y un pequeño salón de descanso y en las otras dos superiores estaban la cocina y las habitaciones para albergar a los bañistas, con capacidad para 20 personas.

Acudían por temporada (de 1 de junio a 30 de septiembre) unas 100 personas, y el medio de transporte era el tren, y luego el carruaje hasta la casa. Destaca la estación de Amurrio, donde existía un servicio de ómnibus que unía su estación con el balneario de Luyando (6 km) en media hora y por 4 reales por persona con Barambio. Aunque no existía un servicio regular entre el centro termal de Barambio y Vitoria o Amurrio, era fácil procurarse transporte en ambos puntos al coste de 30 reales desde Vitoria (30 km) y 10 desde Amurrio (8 km).

Anuncios y publicaciones de época:

El diario “La Libertad” fue un periódico de Valladolid, que existió desde 1881 hasta 1900. Este periódico se transformó en plataforma del Partido Republicano Progresista de Manuel Ruiz Zorrilla en esa provincia, y no ha de confundirse con otro llamado La Libertad, que fue un periódico español de tono progresista, obrerista, socializante, muy popular, ameno y de fácil lectura, que fue fundado en 1919 por redactores de El Liberal como consecuencia de una huelga de periódicos.
Bibliografía:
1379

La Orden de Malta. La última moneda acuñada.

La orden de Malta

A mediados del siglo XI los mercaderes de Amalfi fundaron en Jerusalén un hospital dedicado a San Juan Bautista, y destinado a los peregrinos.
En 1099 su director Gerardo, patrocinado por Godofredo de Bouillon, reemplazó a los benedictinos por una nueva congregación que fundó con el nombre de Hospitalarios de San Juan. La regla de la orden fue confirmada en 1113 por el papa Pascual II, y sirvió de modelo para otras órdenes hospitalarias.
Ese mismo año se instauró un servicio militar para proteger a los cristianos de los musulmanes.
En 1187, tras la caída de Jerusalén en manos de Saladino, los hospitalarios se instalaron en San Juan de Acre, posteriormente en Chipre (1291), y finalmente en Rodas (1308). Rodas cayó en manos de los turcos en 1522. Entre 1523 y 1530 los Caballeros no tuvieron asentamiento alguno, hasta que Carlos V les ofreció las islas de Malta y Gozo a cambio de un pago simbólico anual, consistente en un halcón, que se enviaría al Virrey de Sicilia, y una misa a celebrar el Día de Todos Los Santos. También se les entregó Trípoli plaza situada en un territorio hostil, pero que el emperador pretendía utilizar para mantener a raya a los corsarios de Berbería, tributarios de los otomanos.
Corría el año 1565, y Juan de la Valette, maestre de la orden, rechazó heroicamente un embate de los otomanos, dirigidos por Solimán II. La gratitud de Europa para con la heroica defensa de la Orden se manifestó en que pronto el dinero comenzó a acudir a la isla. Los caballeros eran conocidos entonces como Caballeros de la Orden de Malta.
La flota de la Orden participó en la Batalla de Lepanto en 1571, contribuyendo a la victoria de las fuerzas cristianas contra la expansión del Imperio Otomano en Europa.
Dos siglos después, en 1798, Napoleón Bonaparte ocupó la isla durante la campaña de Egipto por su alto valor estratégico. Los Caballeros, que tenían prohibido por la Norma de la Orden alzar las armas contra otros cristianos, se vieron obligados a abandonar Malta. En 1800 la isla pasó a ser inglesa.
Después de residir temporalmente en Messina, Catania y Ferrara, en 1834 la Orden se estableció definitivamente en Roma, donde posee, con garantía de extraterritorialidad, el Palacio Magistral en vía Condotti , 68, y la Villa Magistral en la colina del Aventino.
Durante la segunda mitad del siglo XIX, la misión original de asistencia hospitalaria volvió a ser la actividad principal de la Orden, reforzándose aún más a lo largo del último siglo, gracias a la contribución de las actividades de los Grandes Prioratos y de las Asociaciones Nacionales presentes en numerosos países del mundo. La actividad hospitalaria y caritativa se desarrolló a gran escala durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial bajo la dirección del Gran Maestre Frey Ludovico Chigi Albani della Rovere (1931-1951).
Bajo los Grandes Maestres Frey Ángelo de Mojana di Cologna (1962-1988) y Frey Andrew Bertie (1988-2008), los proyectos se intensificaron hasta llegar a las regiones más remotas del planeta.

Organización

La orden estaba regida por un Gran Maestre, y se dividía en 8 “lenguas” o naciones, según el origen de los caballeros: Provenza, Auvernia, Francia, Italia, Aragón, Alemania, Castilla (incluidos León y Portugal) e Inglaterra.
Cada lengua era mandada por un jefe o pilar, y se subdividía en encomiendas, prioratos y bailiajes.
Es a partir de 1267 que el prior se denomina Gran Maestre, y se elegía por los miembros de justicia de la orden, mayores de 18 años.
Ésta organización perduró hasta 1798, año en que Fernando de Hompesch rindió Malta a Napoleón I. Entonces se simplifica, y se reducen las lenguas a las de Italia y Alemania.
La orden hoy comprende caballeros profesos, así como diversas categorías laicas y todavía acredita representantes diplomáticos en una treintena de países.
Sigue siendo un estado soberano, aunque sin territorio, y como tal, concede la Cruz del Mérito de Malta.

Fernando de Hompesch y la última moneda acuñada por la órden de Malta

Hasta el siglo XVIII (1798) los caballeros de Malta acuñaron moneda. Teniendo en cuenta que tenían soberanía, territorio, y poder económico, el hecho de la acuñación es una consecuencia lógica. Durante los asedios, tanto de los turcos, como de los franceses, se utilizó cobre, y no sólo plata u oro.

Los primeros motivos de las monedas eran, en el reverso la cabeza cortada de Juan Bautista, en una jofaina, con cara de sufrimiento, y ocupando todo el campo. Este diseño se va suavizando, y a finales del siglo XVI empiezan a aparecer también los bustos de los grandes maestres, acompañados de sus escudos respectivos, acolando la cruz de malta por detrás.

Dicha cruz de Malta Cruz pone de manifiesto el origen amalfitano de la orden, ya que la nación medieval denominada ducado soberano de Amalfi tenía por armas esa misma cruz octogonal de plata, pero en campo de azur.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Fernando de Hompesch nació en Dusseldorf en 1744. Fue a Malta siendo muy joven. Ejerció tareas de ministro de la corte de Viena durante 25 años. Las lenguas de Francia habían perdido influencia en la orden por las revoluciones de su país. Cuando falleció el Gran Maestre Rohan, la lengua de Baviera estaba fuerte, y consiguió el nombramiento de Gran Maestre para el barón de Hompesch, primer alemán que ostentaba ese cargo, en 1797.
Corría el año 1798, y los aires de la revolución francesa ya llegaban a Malta, pero era difícil reprimirlos, puesto que las personas que los profesaban eran aquellos que desempeñaban oficios necesarios para el funcionamiento de la sociedad.
Llegó Napoleón Bonaparte a las costas de Malta, y como el barón se había rodeado de intrigantes en su cuerpo de gobierno, cuando ordenó defender la isla de la invasión francesa, se encontró con la respuesta de que “nuestros votos son de pelear contra los turcos, no contra cristianos”. Hubo de ceder el poder a los traidores, y firmar una capitulación vergonzosa ante Napoleón.
Las divisas y las armas de la orden fueron arruinadas ante sus ojos, el busto del gran maestre Valette destruido, y el gran maestre Hompesch desterrado a Trieste. Fue obligado a firmar una abdicación en Pablo I de Rusia.
Arruinado, reclamando los bienes confiscados por Napoleón, y sin rentas, murió en 1803 en Montpelier.
La acuñación, interrumpida en 1798, se reanudó en Roma en 1961 con los mismos numerarios y tipos, aunque no hay acuerdo sobre la definición de estas emisiones: la Orden no ostenta soberanía territorial y, por tanto, más que como monedas habrían de catalogarse como medallas.

La moneda

1379

BanderaOrdenMalta

Cruz de Malta

Anverso: Busto a Izquierda de Fernando de Hompesch, Barón de Hompesch, con la Cruz de la Órden de Malta en el peto.
Reverso: Aguila coronada bicéfala que puede provenir del escudo de los Hagsburgo, familia de Carlos V, que fue quien afincó a los caballeros en Malta, con dos cruces de Malta saliendo del pico de cada cabeza. En el escudo, en dos cuarteles está la cruz de la Bandera del Estado de la Orden Soberana de Malta. Y enlos cuarteles alternos la cruz de San Andrés Lobulada,que es la del escudo de Von Hompesch.

escudoHompesch

Escudo de Von Hompesch

BanderaEstadoMalta

Bandera del Estado de la Órden Soberana de Malta

Bibliografía

Enciclopedia Larousse
Diccionario histórico o Biografía universal, Volumen 7, 1832
http://blogdeheraldica.blogspot.com.es/search?q=malta
http://www.orderofmalta.int
http://www.mundonumismatica.com.ar/es/la-orden-de-malta-en-las-monedas/
http://stasiotika.blogspot.com.es/2011/11/la-cabeza-del-bautista-en-monedas.html

Wikipedia

 

REFLEXIONES SOBRE COLECCIONISMO E INVERSIÓN NUMISMÁTICA

Elección de la opción después de considerar las diferencias y coincidencias de las dos modalidades. Opciones.

Antes de valorar las diferencias entre colección e inversión en monedas podemos considerar que cuando decidimos hacer una colección hemos de invertir en ella tiempo y dinero. Por tanto no está de más hacer un análisis previo de qué es lo que nos gusta, y si además nos aporta en un futuro una ganancia, pues mejor.
En otro tipo de colecciones no es tan evidente la posibilidad de que sea considerada a medio o largo plazo una inversión crematística, pero en el tema numismático, por el hecho de que muchas piezas están hechas de metales nobles, en diferentes leyes, puede aportarnos un fondo que no debemos desdeñar.
En general, las monedas son obras de arte que poseen por detrás de su presencia un gran trabajo tanto de diseño, como de valor histórico.
Pongamos como ejemplo el caso de una persona que colecciona euros de diferentes países, y de diferentes años. Es una colección interesante, puesto que las imágenes de las piezas y el momento histórico merecen el esfuerzo. Sin embargo la cantidad de piezas que hay de cada tipo, al ser monedas de curso legal hacen que su valor a medio plazo no esté garantizado más allá del valor facial que poseen.
Es una opción coleccionarlas, por supuesto, pero pongamos otro ejemplo.
Vamos a buscar piezas del mundo del año en que se declaró la primera guerra mundial, 1914. Seguro que buscar unidades de todos los países de esa fecha, o de los años de la guerra mundial es más complejo, pero al ser piezas que ya no circulan, de cada país, hay menos unidades, y como ya sabemos en otros campos, la oferta y la demanda hacen que su valor sea mayor.
Si además decidimos que las piezas que queremos coleccionar sean de plata, por ejemplo, restringimos aún más el campo de colección, con lo que las piezas que vayamos encontrando tendrán más posibilidades de ser únicas, o al menos, escasas. Sólo por eso su valor se mantiene, o incluso se incrementa.

Metodología y sistema de compra

Antes de comenzar a comprar piezas se debe conocer la época histórica en la que se han fabricado las monedas.
Deberíamos hacer una lectura lenta y atenta de los hechos históricos en los que las monedas que van a ser objeto de nuestra colección han sido ideadas y fabricadas. En muchas ocasiones los motivos para acuñar moneda en una zona u otra se deben a condicionamientos políticos de conveniencia, de territorio, de idioma, de disponibilidad de materias primas, de medios de fabricación.
De esta forma conoceremos con profundidad el tipo de pieza que va a ser nuestro objetivo y eso nos permitirá saber distinguir aquella pieza que merece la pena de aquella que no. Pongamos el caso de piezas de las que, por circunstancias políticas como la brevedad de un reinado, o una epidemia, se han acuñado pocas unidades. Si sabemos eso, y encontramos la moneda buscada, estaremos alerta para discernir si es auténtica o no o si debemos pedir ayuda a un experto.
Además al conocer su entorno histórico y geográfico, estamos en condiciones de consultar catálogos específicos de clasificación que nos ayudarán a centrar con mucha más exactitud las variantes que nos interesa adquirir, y que pueden dar valor a la colección completa.
Esto es otra cosa que debemos tener en cuenta. En ocasiones una moneda no tiene un valor extraordinario, y sin embargo, si pertenece a un lote con todas las variantes de esa moneda, su valor aumenta, por lo que es conveniente seguir los pasos descritos hasta ahora.
¿Qué tipo de Bibliografía podemos consultar? En función de si coleccionamos pieza nacional, o extranjera, moneda antigua, medieval, griega, romana, o lo que nos haya llamado más la atención, optaremos por la bibliografía más adecuada.
En general, todos hemos oído hablar del World Coins. Y son recomendables los libros de Calicó, Cayón, Vico, en sus diferentes ediciones según las monedas que queramos clasificar.
Invertir en una buena bibliografía es un paso importante para cuidar el buen crecimiento de nuestra colección. Para elegirla no está de más acudir a un profesional numismático que nos ayudará a centrar nuestro objetivo de colección, y nos asesorará en nuestra adquisición de libros sobre la materia.

Almacenamiento y seguridad de los lotes

Una vez decidida la orientación de nuestra colección hemos de velar por la conservación de las piezas que vayamos adquiriendo. Tengamos en cuenta que una de las características que aportan valor a las monedas es su grado de conservación, por lo que la pieza que llega a nuestras manos ha de conservar al menos la apariencia con la que nosotros la hemos adquirido.
Hay variantes para cada pieza. Desde álbumes con bolsas individuales para cada moneda, pasando por cajas donde guardar piezas encartonadas, bandejas horizontales forradas de fieltro, llegando hasta los monetarios, que en algunas ocasiones son verdaderas obras de arte en sí mismos.
El hecho de conservar las monedas en un estado óptimo hará que el ritmo de revalorización de nuestra colección siga un curso lógico, y no se pierda por una oxidación no deseada, o porque al disfrutar de nuestra colección se nos ha caído una pieza y ahora tiene una melladura en el canto.
Otra cuestión importante que hemos de tener en cuenta es la limpieza de las piezas. Es algo delicado manipular ciertas piezas con productos de diferentes naturalezas. Antes de llevar a cabo cualquier manipulación de ese tipo se recomienda consultar con un experto puesto que un tratamiento inadecuado puede destruir una moneda sin solución.
A medida que vamos acumulando piezas, de más o menos valor, hemos de tener en cuenta el valor estimado de lo que poseemos. Tal vez nos resulte de interés hacer una tasación de nuestra colección, para decidir si la aseguramos, o no.

Consejos para la venta de nuestra colección

Ante la tesitura de deshacernos de una colección existen diferentes modalidades, pero en mi opinión todas pasan por el consejo del experto.
Una venta la puede llevar a cabo un particular, en una tienda de numismática, o en la plaza, o en internet. Hoy día las diferentes formas de venta están al alcance de todos. No obstante, una forma interesante de revalorizar la colección puede ser incluirla en una subasta. La probabilidad de vender ciertas piezas a precios mejores que los se pagaron al adquirir la pieza para la colección no es desdeñable.
Algo que siempre recomendamos es que se acuda a profesionales acreditados, con licencia fiscal, para tener una garantía de que ante cualquier contratiempo podamos exigir una respuesta acorde con los problemas que hayan podido surgir.

Publicado en Panorama Numismático, Mayo 2015, en Segovia.

Castro Urdiales. Hallazgos numismáticos.

darsena

Hallazgos numismáticos en Castro urdiales.
Ir a descargar

Vestigios de la fundación de Castro Urdiales

Se tiene constancia de la población de estas tierras desde épocas prehistóricas (unos 17.500 años). No en vano existen pinturas en cuevas del entorno, como la del Cuco, que está cerca de la plaza de toros, y en la que se han encontrado desde restos humanos hasta algún trozo de cerámica de la prehistoria reciente.

Se sabe de la existencia de pobladores posteriores, y parece que estaban influenciados por los celtas. La otra gran población de la península eran los íberos.

Cuando el imperio romano disputa las tierras íberas a Aníbal y su ejército cartaginés, corre el siglo II antes de Cristo.

La asimilación de los pobladores de Hispania por los romanos no se lleva a cabo de forma pacífica. Cuando los romanos entraban en un lugar, destruían casi todo, tomaban esclavos entre los pobladores, y se asentaban en la zona con guarniciones de legionarios que al paso de los años acababan por vivir en la zona conquistada. Esto ocurrió donde hoy vivimos.

Se sabe que había un castro (fortificación) romano, y un puerto (portus) en la zona de los Ámanos, o Sámanos. Como los pobladores de la región eran várdulos se cree que Castro Urdiales es una evolución de las palabras Castro Vardulies, que viene de la “fortificación de la tierra de los várdulos”.

En cuanto a los ámanos, que parece que eran parte de los autrigones, tras las guerras cántabras contra los romanos, se retiraron hacia la región que hoy conocemos como Sámano, y que probablemente se llame así por los pobladores ¿o es al revés?

La cuestión es que en el año 69 d.C. ya existe un asentamiento romano, y un puerto que da salida hacia la Galia. La identificación de los distintos restos cerámicos avalan un comercio de cierta entidad en Portus Amanum. Probablemente distribuía piezas hacia Iuliobriga (actualmente Campoo del Medio) y la meseta castellana, puesto que contaba con buenas conexiones viarias.

Precisamente se conserva un trocito de vía de trazado romano, aunque no es seguro que la factura actual sea romana. En esa vía se encontraron monedas medievales, que atestiguan que al menos en la edad media se usaba esa vía para acercarse a Pisuerga (la meseta que comentábamos antes).

En el año 74 el emperador Vespasiano, sucesor de Nerón, de la dinastía Flavia, promulga el edicto de latinidad. Por lo menos 350 ciudades hispanas de las zonas más romanizadas pudieron ser organizadas como municipios latinos durante la dinastía Flavia, de lo que dan testimonio muchos textos en bronce, como las de las ciudades de Malaca, Salpensa o Irni. Entre las zonas alcanzadas por este edicto podría estar Flavióbriga, nombrada así por la dinastía flavia a la que pertenecía el emperador. Estas leyes terminarían por eliminar las configuraciones organizativas de los nativos al ser sustituidas por el efecto urbanizador del modelo romano.

No se sabe seguro si fue en el 74, o en el 69 (año de los cuatro emperadores, año convulso con una guerra civil en roma (Galba, Otón, Vitelio y Vespasiano)), o en el 71, cuando se dan por finalizadas las rencillas con los pueblos sometidos. La cuestión es que Castro Urdiales o Flavióbriga toma entidad, y pasa a la historia.

Con la invasión de los bárbaros, la antigua Flavióbriga sufrió las consecuencias de las guerras entre las diferentes facciones y hacia el año 456 y como consecuencia de las batallas entre godos y suevos, la población fue devastada.

temporal

Edad Media. Privilegios y fueros.

Hay ausencia de noticicas sobre este emplazamiento hasta bien entrada la Edad Media, aunque en 1011, en una carta de donación otorgada por el conde Don Sancho de Castilla a un Monasterio se menciona el nombre de Sámano…

Antes de llegar a la era moderna, se acepta que a Castro Urdiales se le concedió un fuero de la Familia del Fuero de Logroño, y aunque se acepta tácitamente que la fecha de su concesión corresponde a 1163, no se sabe a ciencia cierta si esta fecha es la correcta, ya que en ese año, Alfonso VIII tenía 8 años. No hay duda de que el contenido de ese fuero corresponde con el concedido a Logroño, y tampoco hay duda sobre su extensión hasta Laredo en 1200. De esta forma el derecho franco se extiende por la zona más septentrional del reino de Castilla. Este fuero trata de incentivar el repoblamiento de la zona, y facilitar su organización, estableciendo el villazgo.

A mediados del siglo XIV, y debido a la guerra entre los Trastámara, las diferentes políticas comerciales que incentivaron otras rutas marítimas, la competencia con Bilbao, establecida con sus propios privilegios, y las luchas entre linajes rivales, además de la peste hicieron que decayese su pujanza.

En 1641, el rey Felipe IV, mediante el pago de 1000 ducados, concedió a la villa y a Sámano, la Vara de Alcalde, es decir, el derecho a que sus vecinos fueran quienes eligieran a su Alcalde en lugar de ser éste designado directamente por el Corregidor del Rey. Sin embargo, no parece que entusiasmó demasiado a los castreños este “oficio” de electores de su Alcalde, pues no daba lugar sino a rencillas y disgustos, hasta el punto de que el 20 de enero de 1663 se acordó que “….convenía al servicio de Dios y a la conservación de la tierra….” devolver a S.M. el espinoso privilegio.

Definitivamente en 1763, Carlos III restituyó Castro Urdiales al Corregimiento de las Cuatro Villas, aunque la última sesión del ayuntamiento castreño en el que se trató de la incorporación al Señorío se produjo el 30 de octubre de 1774.

En el siglo XVIII, que empezó con la Guerra de Sucesión en que los castreños, al igual que los vizcaínos, tomaron partido por Felipe V, Castro sufrió una nueva etapa de decadencia, motivada sin duda por la propia decadencia del reino y por las continuas guerras.

En 1808, Castro Urdiales respondió con entusiasmo al grito de guerra lanzado por España contra Napoleón. Sin embargo, las bandas de voluntarios, faltos de instrucción militar y disciplina, no pudieron evitar que los franceses se hicieran dueños de la provincia y establecieran guarniciones en los pueblos principales, entre ellos Castro, a la sazón inerme e indefenso. Cuatro años llevaba Castro de dominación enemiga, cuando las tropas españolas que operaban en la zona con el apoyo de algunos buques de guerra ingleses lograron su recuperación el 8 de julio de 1812.

Los franceses no renunciaron a la posesión de Castro, antes al contrario, decidieron apoderarse de él nuevamente desplegando para ello un gran lujo de fuerzas y medios. El sitio de Castro se inició el 19 de marzo de 1813 y finalizó el aciago 11 de mayo del mismo año. Los franceses emplearon más de 12.000 hombres en el empeño, mientras que Castro estaba defendido por 1.300 soldados amén del vecindario armado. El 11 de mayo, las tropas francesas rompieron las defensas.

Las fuerzas que defendían la plaza se retiraron por mar a las naves inglesas y los franceses entraron en la villa hallándola sin tropa alguna y sin capitulación. Ufanos por su triunfo y dueños absolutos del pueblo que tanto se les había resistido, declararon a sus habitantes rebeldes, traidores y asesinos y produjeron entre ellos una gran matanza, pasando a cuchillo a 309 personas, de entre ellas a 82 niños, y de las 563 “habitaciones” existentes destruyeron o incendiaron 309, quedando en pie sólo 254 “habitaciones” en 133 casas.

Después de la Primera Guerra Carlista, en la que Castro tomó partido por la causa isabelina, se reordenó en España la división administrativa en provincias y municipios, constituyéndose la provincia de Santander o Cantabria, con capital en Santander. A partir de ese momento, la historia de Castro Urdiales ha ido vinculada a la de la provincia, tanto durante la segunda Guerra Carlista como durante la Guerra Civil de 1936.

 Durante los últimos 30 años, Castro Urdiales ha experimentado un notable crecimiento urbanístico, no siempre bien encauzado, convirtiéndose en un punto de veraneo, especialmente para madrileños, burgaleses y vizcaínos, y como ciudad dormitorio para gran número de estos últimos.

Vizcaya y Castro Urdiales

Los nexos entre Castro-Urdiales y Bizkaia son continuos durante el medioevo, tanto que frente a las continuas acometidas de los linajes banderizos en la zona, la villa estará entre las firmantes de la constitución de la Hermandad de Bizkaia en Junta General en Gernika el año 1394. Y unida al Señorío, con voz y voto, estuvo hasta que en 1471 solicitara formalmente la separación.

desde el siglo XV formará parte de una nueva unidad administrativa: el Corregimiento de las Cuatro Villas (con San Vicente de la Barquera, Santander y Laredo), no dejará de acudir a Gernika a los juramento forales de Enrique IV (1463) y de Fernando el Católico (1476), y posteriormente no fueron pocos los intentos de reintegración: 1562, 1576, 1665, 1667, 1678… aunque no será hasta el siglo XVIII cuando Castro-Urdiales vuelva a vincularse al Señorío.

Se argumenta que el desgaste económico y demográfico que supuso para Castro la política de los Austria llevó a la villa a la extenuación, y que buscando un respiro pretendió reincorporarse a fin de gozar de exenciones y beneficios. Así, en 1738, Castro Urdiales se reintegró en el Señorío, a pesar de la resistencia de algunos lugares del mismo, que lograrán, en 1741, que se revocara la decisión, dando lugar a una serie de pleitos y a una larga alternancia de integración-separación de la que quedan buenas pruebas documentales en el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid.

Monedas encontradas en castro Urdiales.

** El 28 de agosto de 1866 encontraron unas monedas en la base de las antiguas murallas de la ciudad, cuando se procedía a su derribo para dar ensanche a la población. La ubicación de esas murallas puede coincidir con parte de la zona del muelle de Ocharan Mazas, o algún trozo de la Barrera, que puede tomar su nombre de esa muralla.

Faustina La Mayor. Esposa querida de Antonino Pío.

Se encontraron dos piezas. Una de Antonino Pío y otra de su esposa, (annia galera) Faustina la Mayor. Al parecer y según opinión acreditada parece que se cree que se pusieron ahí para datar la fecha de construcción de la muralla, que estaría en torno al año 138 (comienzo del reinado de Antonino Pío) a 142.

La leyenda de la moneda de Antonino Pío (sucesor de Adriano) es : ANTONINUS AUG (usto) PIUS. P.P.TR(ibunicia). POS(téstate). CONS. III. La de su esposa tiene la leyenda en el anverso: DIVA FAUSTINA AUGUSTA.

** Por esa época un marinero encontró en el Pedregal de la señora Santiaga (en oposición al pedregal de las mujeres, o al pedregal del matadero) dos hermosas monedas de oro del emperador Augusto en un estado de excelente conservación. Siendo piezas de oro podrían ser Áureos, que valían 25 denarios. No tenemos más detalles del reverso de las piezas. En el anverso estaría la efigie de Cesar Augusto.

**En otro lugar y por esa época también (se comprende que al estar levantando la antigua muralla, y urbanizando las calles de la villa (Castro Urdiales es ciudad desde el 18 de diciembre de 1909, por lo que cuando se encontraron esas monedas era la villa de Castro Urdiales) era razonable que aparecieran pequeños tesoros… se encontró una pieza de cobre con el anverso de Julio Cesar y en el reverso una imagen mitólogica.

**En septiembre de 1881 al practicar una excavación en una casa de la calle Plazuela (n 28) se halló otra pieza numismática. Era una pieza de Marco Aurelio de bronce. M ANOTNIUS AVG TR P XXV.( Marcus ANTONINVS – AVGustus TRibunicia Potestate XXV). En el reverso hay una corona de encina y dentro de ella una leyenda que dice PRIMI DECENALES (primer periodo de diez años) CONS III (cónsul por tercera vez) SENATUS CONSULTO (con el permiso del senado). Corresponde al año 171 d.C.

 

**En 1883 un labrador encontró un sextercio del año 80 d.C. Parece que es del emperador TITO. Es una pieza de plata. La zona en donde la encontró se ubica en el Rebanal en Urdiales.

**En 1893 fue hallada en la huerta de lo que entonces era el convento de Santa Clara una pieza de bronce del emperador Claudio (años 41 – 51 dc). TI CLAVDIVS CAESAR AVG P M TR P IMP P P

**En 1983 se encuentra un denario de Bolskan de 105-72 AC, en Arciseri – Cotolino

** 2000. En el monte Cueto existe la mención a un hallazgo numismático (Molinero, 2000:147) en superficie. Concretamente dos monedas, una de Galba (siglo I d.C) y otra de Graciano (siglo IV d.C), aunque nada se sabe ni de su paradero ni del lugar exacto de su aparición.

** 2013. En las recientes obras de restauración de la girola de Santa María se han encontrado Blancas de Enrique IV (1454-1474), y monedas de 8 maravedíes de Felipe IV (nieto de Felipe II, y con un reinado que dura desde 1621 hasta 1665)

** Hace no mucho en unas obras en la “vía romana” de Castro Urdiales, esa de la que dan idea de su existencia los miliarios de Otañes y de Balmaseda se encontraron unas piezas sin valor numismático, de época medieval, lo que da idea de que en esa época existía el camino y que pasaba alguien por allí.

** Durante las obras de consolidación de la Ermita de Santa Ana se hallaron piezas (sus reproducciones se pueden ver en el yacimiento) de Carlos III, y Sancho IV.

Seguramente hay más hallazgos.Lo que ha ocurrido es que tal vez no hay un buen lecho legal para que aquel que encuentra algun objeto histórico, o alguna ruina con valor arqueológico se decida a comunicarlo a las autoridades, por lo que, más veces de las que nos gustaría, se pierden datos para apuntalar la historia de una ciudad, como en este caso, Castro Urdiales.

Si conocéis algun hallazgo más podéis escribir a numislav@gmail.com o hacernos algún comentario. Lo agradeceremos.

Bibliografía:

Breve Historia de Castro urdiales

Mundos medievales, espacios, sociedades y poder. Editorial de la Universidad de Cantabria.

Libro de Ordenanzas de la Villa de Castro Urdiales (1519-1572). Juan Baró Pazos,Carmen Galván Rivero

Revista del Camino de Santiago. Números atrasados

Ruta por los enclaves extraterritoriales aforados al Fuero de Bizkaia

Recuerdos históricos castreños. Javier Echavarria.

http://www.tesorillo.com/

Asociación Numismática Americana

 

 

PUESTASOL

Ronda. Sin palabras

239

Durante las vacaciones veraniegas he podido visitar Ronda.

Un lugar de leyenda, y emblemático, muy conocido gracias a la famosa serie de Curro Jiménez, que se desarrolla en la serranía de Ronda.

Tiene rincones verdaderamente agradables, y es muy reconfortante oir los cascos de  los caballos en el empedrado, cuando vas paseando por sus callejas empinadas, aunque ahora los carros transportan turistas, y no es lo mismo.

Merece la pena ver los baños árabes, BANOSARABESlos mayores y mejor conservados de la Península Ibérica, y cerrar los ojos, e imaginar a las personas que los disfrutaron hace unos “pocos” siglos.

PUENTENUEVORONDAPara llegar hasta allí bajas por las calles, cruzando el puente nuevo (del siglo XVIII) que es de lo más conocido de esta localidad, y bajas por las callejas, y escaleras, para salvar el desnivel hasta la zona baja de la ciudad, en donde se ubican los baños.

Por este camino puedes pasar por los otros puentes de Ronda, el puente árabe (que en realidad es del siglo XVII), y el puente romano (que en realidad es árabe).

Hemos dejado atrás el arco de Felipe Vronda, construido como entrada mejorada a Ronda en 1742, porque tras el hundimiento del primer puente nuevo en el año 1.741, se planteó la necesidad de mejorar esta entrada de la ciudad debido al gran flujo de personas y mercancías que de nuevo se vieron obligados a utilizarla.

PUESTASOL

Estuve también en el Palacio Mondragón. En sus jardines pude disfrutar de una puesta de sol deslumbrante.

pozoEn uno de los pozos de agua del palacio encontré un escudo curioso…

escudo

Corresponde a la Banda que aparece en la dobla de Juan II, pero en el sentido contrario.

Sabemos que hay una variante inédita de una dobla de Sevilla con el escudo como el del pozo… (Catálogo de monedas y medallas de oro Gabinete Numismático Municipal de Sevilla, 1980, Pérez Sindreu, FP), y otra de Ávila que subastó Cayón 

Me llamó la atención ver en un escudo de piedra el motivo gráfico de una moneda medieval de Juan II aunque estuviera “al revés”.

doblaavila

Dobla de Juan II. Ávila. Foto A. Cayón

El escudo tiene una banda diagonal cuyos extremos salen de las bocas de dos dragones, en referencia a la enseña de la Orden de la Banda, creada en 1332 por el tatarabuelo de Juan II, Alfonso XI. La elección de este motivo iconográfico buscaba subrayar la continuidad entre la dinastía de Borgoña y la de Trastámara, ya que todos los monarcas castellanos formaron parte de la misma.Lo que pasa es que al ir acuñando piezas el motivo original fue cambiando, incluso de inclinación.

Hasta estando de vacaciones las monedas aparecen…