Introducción

La aparición del dinero en Rusia está vinculada a la actividad comercial con Roma, Oriente Próximo y Europa. En las transacciones de la época se utilizaban monedas extranjeras tales como denarios, dracmas, dirhams y durante los tiempos de la Horda de Oro (estado mongol que abarcó parte de lo que hoy es Rusia, Ucrania y Kazajistán tras la desintegración del Imperio Mongol en la década de 1240) monedas de los conquistadores tártaros.

79-0065
Abderramán II. Dirhem. Ag. Al Ándalus. AH-231. Viv-198

Realmente no existía un verdadero sistema monetario, sino que la plata que circulaba era básicamente, moneda extranjera. De hecho como intercambio se utilizaban pieles de animales y  ganado, algo que daba una idea de la riqueza de alguien.

Fuentes escritas hablan de unidades de pago como kuna (piel de un tipo de marta (kunitsa)), belka o veksha (ardilla), veveritsa (armiño) y nogata (la piel entera, con patas, del árabe nagd, algo así como la fración mayor), y también piezas de piel (resana), pieles de cabezas (mordka) y pieles de patas (lapka).

Aunque la palabra serebro (plata) se iba haciendo más frecuente para hablar de dinero, las viejas palabras heredadas del uso de pieles como moneda de cambio (kuna, nogata) se seguían usando aunque la moneda de cambio ya no eran pieles exclusivamente, sino plata. En la Rusia de entonces convivían monedas de plata bizantinas, dirhams del califato árabe, y pieles, sin que por el momento se hubiese establecido un sistema monetario organizado.

El cambio de la piel a la plata

Las unidades de medida más antiguas en Rusia se denominaban grivna. Era entonces una unidad de peso y de moneda al mismo tiempo. Su valor correspondia a 96 dinares de oro, o 144 dinares de plata.

La palabra deriva de la forma eslava griva, que significa «crines, cabellos». Se piensa que este término hacía referencia a algo de valor, normalmente fabricado en oro o plata, que se colocaba alrededor del cuello. De hecho, en idiomas como el búlgaro o el serbio, grivna significa «brazalete» o «pulsera». Coloquialmente entre los eslavos a la moneda de 10 kopeks se le llama grivennik.

Al decaer el gran ducado de Kiev, también decayó la demanda de consumo. No había pues, demanda de moneda de cambio. Alguna pieza que se ha encontrado corresponde a acuñaciones escasas del siglo XI, en la época de Monomakh.

Muchas de las piezas que se estaban fabricando eran monedas con espesores muy finos, y cada vez con menos valor. Por ello se fueron sustituyendo por barras de unos 200g de plata, que se iban troceando en fracciones. Se llama a esta época el período sin moneda, desde el siglo XII a la segunda mitad del siglo XIV.

BARRAS_PLATA

Durante los siglos XIII y XIV las pieles vuelven a ser moneda de cambio para las diversas transacciones en el mundo ruso. De hecho algunos impuestos estaban fijados en pieles de ardilla, y según algunos historiadores, también se usaron en esa época perlas, conchas…

Las primeras monedas, que podemos llamar rusas, aparecen como consecuencia del afán patriótico de algunos grandes duques, y el motivo de su aparición se debe a causas fiscales, es decir, impuestos. Hablamos principalmente de Moscú, Ryazan, y Suzdal Nizhni Nóvgorod al final del siglo XIV.

Aunque la palabra que define las más antiguas monedas que podemos llamar rusas es denga, y su origen etimológico es mongol (tengah), así como el peso de plata viene influenciado por las monedas de las potencias fronterizas con la Rus, podemos decir que las más antiguas monedas rusas no provienen del sistema monetario tártaro.

Sin embargo el denga fue la unidad de moneda en la mayoría de los ducados, y su peso era referencia para otras fracciones, como el poludenga (la mitad) o el chetverets en algunos lugares, que era la cuarta parte del denga.

En definitiva, en cada lugar un peso diferente de plata tenía el mismo nombre, diferente valor… O al revés, en algunas poblaciones con el mismo peso el nombre era diferente.

rusoAntiguo
1-5 – Vladimir Svyatoslavich, príncipe de Nóvgorod y Gran príncipe de Kiev, reina hasta 1015
6 – Yaroslav el Sabio, gran príncipe de Nóvgorod y Kiev, hijo del anterior
7-9 – Sucesor de Vladimir, y antecesor de Yaroslav, Sviatopolk I de Kiev,
10 – Imitaciones escandinavas de monedas rusas

 Se seguían usando las barras de plata, de unos 200gr, que a veces se cortaban en dos trozos de unos 94 o 100 gramos, de los que se hacían sisas, con lo que el nombre de rublo (cortar) se extendió, no así el valor reconocido por todos. Es decir, existe el rublo, pero no representa el mismo valor para todos.

Reforma del sistema monetario. 1534.

La reforma monetaria introducida en 1534 por Yelena Glinskaya, madre de Iván IV (el Terrible), normaliza el antiguo sistema monetario ruso. Establece una relación fija entre las monedas de Moscovy, Novgorod, y Pskov, sobre la base de un sistema decimal.

Se parte de una unidad, que consta de 100 piezas. El grivenka de plata pesaba unos 204 g. Correspondía con el Grivna-rublo del siglo XIV. Se le da el valor no de 2,6 rublos, sino 3. Es decir, con el mismo peso de plata, tiene un valor mayor. Eso supone un beneficio para el estado. Y se necesitaba dinero, para el creciente comercio con Europa, y para la extracción de metales preciosos en la propia Rusia, que no se utilizaban en su totalidad para acuñar moneda, sino para elaborar joyas, y objetos religiosos.

En el momento de la reforma monetaria, existía el Denga fuerte, llamado Novgorodka, cuya denominación posterior kopeyka (de kopjó,  lanza) deriva de que el motivo de la pieza es un jinete con una lanza, y fue adoptado como moneda en 1478 después de la conquista de Nóvgorod por Iván III. Aunque había un gran número de denominaciones para las fracciones de esta moneda, en ese momento las que estaban en circulación eran  kopeyka, denga, polushka (1 rublo = 100 Kopeyki = 200 dengi = 400 polushki ). Durante la reforma la circulación de monedas antiguas de plata se prohibió. Hasta el siglo XVII la única fracción utilizada era el Kopeiky.

Debido a la escasez de materia prima el imperio moscovita tuvo que importar plata durante los siglos XVI y XVII. El comercio se hacia con la Europa del Oeste, pero no se importaban barras de plata, sino que se adquirían monedas grandes de plata, sobre todo, talers alemanes, que se reacuñaban en kopecks. Después de 1534, las cecas eran las de Moscú, Novgorod, y Pskov.

Elena Glinskaya. Una mujer que dejó huella.

389px-Glinskaya_reconstruction_02

Los datos históricos sobre aquella extraordinaria mujer son bastante escasos, y los epítetos que le han otorgado los cronistas e historiadores tan contradictorios, que la reconstrucción de su retrato psicológico resulta sumamente difícil. Sus enemigos, entre los cuales figura el príncipe Andrés Kurbski, brillante político y propagandista ruso, en uno de sus panfletos dirigidos contra el despotismo y crueldad de Iván el Terrible, caracterizó a la difunta madre del soberano como una mujer “promiscua, lasciva, entrometida e inmoral que tuvo la desgracia de traer al mundo a un engendro aún peor que ella misma y la dicha de no poder ver con sus propios ojos todas las atrocidades cometidas por su perverso retoño”.
Para otros, por el contrario, era “una dama de espíritu noble y desinteresado, preocupada únicamente por el bienestar de su país y de su hijo”.

La familia Glinski procedía de uno de los soberanos de la Horda de Oro. Después se refugiaron en Lituania, y cuando litigaron con Polonia pidieron asilo a Vasili III, que los acogió cerca de Moscú. Lograron cierta influencia en la corte de Vasili III, lo que no era muy bien visto por los nobles boyardos.

Elena no estaba recluida en el gineceo (térem) en el que era costumbre tener a las mujeres rusas de clase alta, sino que leía, intervenía en conversaciones con otras personas, y disfrutba de una libertad propia de la region de la que provenía. Además del ruso y lituano, sus lenguas maternas, dominaba a la perfección el polaco y el alemán, leía y escribía en latín, mostraba un gran interés por la historia —sobre todo por las biografías de Cleopatra, Teodora y otras grandes soberanas del pasado— y era una excelente ajedrecista.

El gran príncipe Vasili III era taciturno y siempre estaba alerta, puesto que en su propia familia sentía la amenaza de lograr poder. Era conocido por los súbditos como «tirano silencioso». Tenía dos hermanos, los príncipes Andrés y Yuri. El hecho de que en su marimonio no hubiera hijos lo tenía intranquilo, porque sus hermanos y otros parientes comploteaban para quedarse con el poder a su muerte.

En 1525 Vasili repudió a su mujer Salomonia, la ingresó en un convento a la fuerza, se enfrentó con la iglesia ortodoxa, con la familia noble de su primera esposa, y al año siguiente, contrajo matrimonio con Elena Glinskaya.

Puede ser que al verla se enamorara de ella, pero con su nuevo matrimonio, el gran príncipe de Moscú pensaba neutralizar a sus hermanos, tener un heredero e incluso, debido a la sangre polaco-lituana de los Glinski, un posible pretendiente al trono de Polonia y Lituania. Cambió los usos y costumbres y aceptó la compañía e incluso la opinión de su nueva esposa, ante el escándalo social. En 1530 tuvieron un hijo, el ansiado heredero, que acababa con las esperanzas de los príncipes Andres y Yuri.

No se sabe la causa, pero en 1533, Vasili III falleció a causa de una septicemia… Nombró en su lecho de muerte heredero a su hijo Iván IV. Pero no estableció regencia.

Sus hermanos intentaron quedarse cel poder, pero Elena lo impidió con firmeza, y reinó como regente de su hijo, hasta su muerte, 5 años más tarde.

Durante su mandato emprendió obras de ingeniería civil, como el amurallamiento de Moscú (Kitai-Gorod). El servicio postal fue desarrollado y perfeccionado. Asímismo, se organizó el fisco para mejorar la recaudación, aboliendo privilegios tradicionales, e imponiendo tasas proporcionales puesto que «el bien del estado estaba por encima de todo». Su logro más interesante, no obstante, consistió en organizar un sistema monetario, con valores faciales reconocidos por todo el mundo, con acuñación controlada, y procediendo a la retirada de toda la tipología numismática que había, y que favorecía la falsificación. Se acuñó el KOPEK. Una pequeña moneda de plata, con un San Jorge a caballo portando una lanza (kopeyi), que era la que dió nombre a la pieza. 100 kopeks equivalían a un RUBLO.

Parecía que las cosas iban razonablemente bien. Además parece ser que Elena mantuvo una relación con un oficial de caballería (Iván Ovchina-Obolenski) que habían apoyado a Vasili III cuando este se casó con ella. Fue una figura paterna para el entonces pequeño Iván. Pero esta relación no estaba bien vista, y tenía muchos enemigos, que incluso sugirieron que Iván no era hijo de Vasili.

El día 3 de abril de 1538 falleció repentinamete Elena Vasilievna Glinskaya. Fue una conmoción. Su hijo de 8 años presidió la comitiva fúnebre, y durante unos pocos meses fue cuidado por Iván Ovchina-Obolenski. Pero éste fue encarcelado por los antiguos enemigos de Vasili, y de Elena, y murió de hambre y frío en la cárcel. Asímismo, Iván fue relegado, y mal cuidado, esperando que su salud hiciera el resto. Pero Iván sobrevivió a una infancia terrible y en Iván IV el Terrible se convirtió.

Tras análisis realizados a los huesos y el cabello (era pelirroja) del cadáver de Elena, se sabe que murió envenenada con mercurio. Parece ser que su esposo Vaslili III pudo también haber sido envenenado.

Monedas posteriores a la reforma y actuales.

Otros Rublos posteriores a la regente de Iván IV

80-1427
1 Poltina (1/2 Rublo). Ag. 1724. Km-160. Escasa

 

1518
1 Rublo. Ag. 1878. HO. Y-25.

En 2009 el Banco de Rusia saca una serie conmemorativa de piezas. Entre ellas destaca la moneda de 1000 rublos, con un diámetro de 50 mm. y un peso de 156 gr de oro, cuyo reverso representa una escena de la negociación para la implantación, y varias imágenes de monedas que había hasta el momento en que Elena Glínskaya estableció la reforma monetaria.04

Pieza conmemorativa de 2009, de 25.000 rublos, con un diámetro de 120 mm, y un peso de uno 3 kg de oro, que entre otras referencias, alude al intercambio de pieles que servían de moneda en los primeros tiempos

 05

Bibliografía:

Biografía de Elena, la madre de Iván el Terrible
The Russian Monetary System from the Kievan Empire to 1897
Banco de Rusia
Wikipedia
Numismática Lavín, varios catálogos de subasta