Un croat es una moneda que tiene su origen en los lejanos años del final del siglo XIII y los primeros del siglo XIV. Debemos su existencia al rey Pedro III el Grande de Aragón (Pedro I Rey de Valencia, Pedro II Conde de Barcelona ), que la acuña por primera vez en agosto de 1285, y que permanece vigente hasta prácticamente el siglo XVIII.
El croat mantuvo prácticamente su ley y su peso desde su creación en 1285 hasta 1626, aunque en sus últimos años de existencia (hasta 1707) se depreció. croatLavin
Aunque hay variantes, en el anverso encontramos la efigie del rey, con su respectiva leyenda, como expresión de la soberanía real y en el reverso se dibuja una cruz patada equilátera de origen carolingio, de influencia francesa, que es la que da nombre a la moneda; en los cuarteles roel o alianza y tres puntos. El roel o alianza representa, según algunas interpretaciones (véase Monedas y medallas españolas de la Real Academia de la Historia, escrito por Martín Almagro Gorbea) el compromiso del cumplimiento de la ley de la plata de la que está hecha la moneda, que es lo que representan los tres puntos (Ley de los tres dineros).
Tengamos en cuenta que a finales del siglo XII y principios del XIII las acuñaciones barcelonesas y jaquesas eran de dinero cuaternal (de ley de 4 dineros de plata sobre 12, es decir, piezas de 1/3 de plata), llegándose con Jaime I a la forma más devaluada: la acuñación (1221) de dineros de doblenc (de ley de 2 dineros, es decir, piezas de 1/6 de plata). Estas monedas fueron substituidas, desde 1234 (Aragón), 1247 (Valencia) y 1256 (Barcelona), por el dinero ternal (de ley de 3 dineros, es decir, piezas de 1/4 de plata). Al acuñar el croat parece que Pedro III adopta la imagen del reverso que había en las monedas que ya circulaban, aunque dota al croat de ley de 12 dineros, es decir, que es de plata casi pura. Esos círculos que según algunos historiadores son un símbolo del cumplimiento del compromiso de mantener la ley de la moneda, según Badia se deben al monograma odónico de Otto, Oddo, que es de tradición germánica, adaptado a dos oes contrapuestas en los cuarteles de la moneda, y que proviene de las monedas carolingias usadas por la dinastía de los Otones.

Un poco de historia
El rey artífice de la existencia de esta moneda se casa con Constanza de Hohenstaufen (Heredera de Manfredo I de Sicilia) en el año 1262. El Papa Clemente IV luchaba contra Manfredo I (que había sido regente de Conradino de Hohenstaufen y se autoproclama rey de Sicilia usurpando el trono para él) falleciendo en batalla en 1266.
Clemente IV combatió al último heredero de la casa Hohenstaufen (el nieto de Federico II, Conradino), que fue capturado en batalla y muerto en 1268. La acreedora al trono era Constanza, primera hija de Manfredo I, circunstancia aprovechada por Pedro III para reclamar para sí Sicilia.

Por ello protege a las familias partidarias de la dinastía Hohenstaufen, y estos nobles contribuyen a los esfuerzos de expansión del reino de Aragón por el Mediterráneo. Al ayudar a los contrarios al Papa, Pedro se granjea la enemistad de Clemente IV, que había sido consejero del Rey francés Luis IX, y casi 13 años después, de Martin IV, que también tenía relación con la corona francesa, puesto que había sido elegido gracias a que Carlos de Anjou (hermano de Luis IX) había secuestrado a dos cardenales italianos del cónclave de elección papal, y por eso ganó un papa proclive a Francia. Esto ocurre en 1281.
En Sicilia sigue gobernando Carlos de Anjou.

Vísperas Sicilianas

Ese mismo año, Pedro III organiza una cruzada para conquistar Túnez y la costa cercana, y pide una bula papal que le es denegada. A pesar de ello decide emprender viaje, pero preparado ya para partir, se desencadenan en Sicilia las llamadas Vísperas Sicilianas, una revuelta popular de los sicilianos contra Carlos de Anjou, motivada, entre otras razones, por la excesiva subida de impuestos a que los sometía Carlos de Anjou, y al nombramiento de senadores y ediles franceses, en vez de italianos (en contra de una de las decisiones que se habían tomado en el concilio auspiciado por Gregorio X allá por 1272) Las tropas de Pedro III están preparadas, y los sicilianos le piden ayuda, en virtud de sus derechos al trono siciliano, por su matrimonio con Constanza. El rey aragonés, con la flota preparada, cambia de rumbo, y se dirige a Sicilia, donde llega el 30 de agosto de 1282 y donde es coronado rey de Sicilia en la ciudad de Palermo. El papa Martin IV le excomulga y le depone como rey de Aragón. La situación en la que se encuentra Pedro III es de gran inestabilidad, ya que no sólo ha de enfrentarse a la invasión francesa que se está fraguando al norte de los Pirineos, sino que ante las necesidades económicas que ha provocado la conquista de Sicilia ha de hacer frente a graves problemas en el interior de sus reinos, además del descontento de unos nobles que no se oponen a las acciones expansionistas de Pedro III pero que no apoyan desde el punto de vista de sus beneficios.

Cesiones

Pedro III soluciona los problemas internos concediendo, en las Cortes de Tarazona (1283-84), la formación de la Unión aragonesa y prestando juramento al Privilegio General que defendía los privilegios de la nobleza; asimismo otorga al Condado de Barcelona la constitución “Una vegada l´any” en las cortes celebradas en Barcelona entre 1283 y 1284 (confirma los privilegios, libertades, usos y costumbres de los catalanes. Al mismo tiempo limita la capacidad real de imposición de tributos, precisa las competencias de los oficiales del rey (los vegueros), aceptando que los vegueros no pudieran actuar fuera de los lugares de jurisdicción real, concede garantías a la libertad de comercio, y reconoce la existencia de regímenes municipales. Además, se compromete a respetar las libertades e inmunidades del clero y hace concesiones a la aristocracia concediendo a los señores más autonomía sobre los campesinos, y dando más independencia de decisión a los barones. Con estas venias da por solucionados los problemas interiores, y se centra en la invasión francesa, que al mando del propio rey francés Felipe III el Atrevido toma en 1285 la ciudad de Gerona, para inmediatamente tener que retirarse cuando la flota aragonesa retorna de Sicilia al mando de Roger de Lauria e inflige a la escuadra francesa una derrota total en las islas Formigues y a continuación una derrota en tierra en el barranco de las Panizas, cuando las tropas francesas se retiraban.

Tras su gran victoria, Pedro III vuelve sus ojos a su hermano Jaime II de Mallorca y a su sobrino el rey Sancho IV de Castilla, que no le habían prestado apoyo durante su conflicto con los franceses, con la idea de enfrentarse a ellos, y hacerse con Mallorca pero su prematura muerte lo impide. A finales de octubre de 1285, el rey enferma con fiebre cuando se disponía emprender viaje a Barcelona y se detiene en la localidad de San Climent donde los médicos no pueden hacer nada para salvarle. Fallece el 11 de noviembre de 1285 en la festividad de de san Martín.

Hablamos de Pedro III el Grande, ya que la creación del Croat se debe a este rey de Aragón.

Creó un tipo de moneda que duraría hasta la época de Fernando El Católico (Fernando II de Aragón), al que corresponde la imagen.

croatFIIPERPINAN
Croat de Fernando el Católico, II de Aragón.

Fuente: NumisBids – Vico

Ley de las monedas:
Oro puro: 24 quilates: 999 milésimas de oro;
Plata pura:12 dineros: 999 milésimas de plata;
Cada dinero se divide en 24 granos.
(Volver)

Fuentes.
Monedas y medallas españolas de la Real Academia de la Historia. Martín Almagro Gorbea
Dinero, moneda y crédito en la monarquía hispánica. Antonio M. Bernal.
Catàleg dels Croats de Barcelona, 1285-1706 BADIA i TORRES, A.
Catálogo F. Calicó, X. Calicó, J. Trigo. 1474 a 1994 . Barcelona 2008

Apuntes de Felipe Mateo y LLopis
Blog de Croats